jueves, 19 de marzo de 2015

Para comenzar una historia...

Estrella de mar.

Caminaban cierto día por la playa dos amigos, Ariel y Mac, era una mañana cálida de verano; la playa se encontraba tapizada por estrellas de mar que durante la noche, con la marea, subieron a la playa y que al retirarse las aguas, las dejó atoradas en la arena. Las gaviotas se daban un festín mientras otras se morían o morirían con seguridad por la desecación y el intenso sol. Era un panorama singular, pero muy común en esa época del año.

Así mientras caminaban y platicaban, Mac recogía algunas estrellas de mar con sus manos y las arrojaba de nuevo al agua; Ariel, después de un tiempo, le preguntó a Mac:



-          ¿Para qué haces eso?

A lo que Mac le contestó:

-          ¡Para darle una segunda oportunidad a esa estrella de mar!

Ariel le dijo:
-    
        Pero: ¿qué diferencia hace eso? Igual se mueren miles de estrellas de mar y además le sirven de alimento a las gaviotas y… al fin y al cabo, ¿a quién le importa…?

Mac le contestó:

-          ¿Quieres saber a quién le importa…?

-          ¡Sí!, dijo Ariel fervientemente.

-          Entonces, ¡pregúntaselo a la estrella que ha regresado al fondo del mar!


Aguirre, M., y Álvarez, M. (2007). Historias para contarse… y crecer juntos. México: Grupo Editorial Cenzontle.

No hay comentarios.: